Consulte Nuestra Tienda en Línea dando CLIC AQUI


impresoras de olor

impresoras de olor

Científicos de la Universidad de Keio, Japón, han anunciado su trabajo en relación a impresoras de olor que pueden producir diversos olores lo que junto con la integración con un sistema de TV podría dar otra dimensión a la experiencia. La próxima semana harán la presentación oficial del sistema, basado en la modificación de una impresora Canon, en ACM Multimedia 2010 de Florencia. El modo de funcionamiento no es como el de impresión de tinta, mezclando colores, pero sí utiliza su tecnología.

La tecnología utilizada en las impresoras actuales posibilita su uso para otras labores tal y como demuestra el equipo de científicos de la Universidad de Keio. El sistema de inyección de tinta permite utilizar distintos olores que son notables en el ambiente con una pequeña modificación del sistema, ya que para que un olor se expanda es necesaria más cantidad de líquido que los picolitros que se utilizan habitualmente de tinta.

La idea de utilizar el sistema de impresión no trae consigo la de la mezcla habitual de colores para conseguir la tonalidad deseada, ya que los olores no funcionan de la misma manera, es decir , no podemos mezclar lavanda y limón para conseguir otro olor completamente distinto.

El equipo está investigando actualmente cómo sincronizar el sistema con medios digitales para ofrecer fragancias durante distintas partes de películas, programas, etc. Los olores disponibles son Limón, Vainilla, Lavanda, Manzana o Menta y probablemente consigan una serie de fragancias mezclándolos que pueden dar una nueva vida sensorial a películas y contenidos multimedia.

Hasta ahora los intentos por combinar olores con las pantallas no han funcionado, pero Kenichi Okada y sus colegas de la Universidad Keio de Tokio le dijeron a la publicación NewScientist que la tecnología de inyección de tinta puede hacer realidad el sueño. “Estamos usando la capacidad de estas impresoras de expulsar pequeños chorros de material y obtener un control preciso”, le dijo al medio. En palabras simples, Okada y su equipo utilizan impresoras normales provistas por Canon, y remplazan la tinta por 4 sustancias base que, mezcladas, generan olores, y las combinan tal como lo hacen el cian, amarillo, magenta y negro para producir fotografías de alta calidad.

Hasta ahora, los resultados con aromas de limón, lavanda, manzana, vainilla, canela, menta y pomelo han sido positivos. Producir un olor le toma a una impresora 100 milisegundos (la décima parte de un segundo) y, debido al tamaño del chorro de aromas –que se mide en picolitros–, los olores producidos se disipan rápidamente y no se mezclan.

El siguiente paso del proyecto, según Okada, consiste en sincronizar los olores con fotografías, algo que con una adaptación podría lograr la misma impresora. Por lo pronto, los científicos japoneses presentarán su proyecto en la conferencia internacional ACM Multimedia 2010, que se celebrará próximamente en Florencia, Italia.

Más allá de la curiosidad que estos proyectos generan, una tecnología económica y que brindara olores precisos y por el tiempo requerido podría tener aplicaciones variadas, que van desde el entretenimiento –en cine, televisión o Internet, por ejemplo– hasta la salud. El doctor Stephen Brewster, de la Universidad de Glasgow (Inglaterra) le dijo a NewScientist que esta tecnología podría usarse con pacientes de algunos tipos de demencia, para que los olores les recuerden la necesidad de comer o de tomarse sus pastillas, algo que ya se hace en medicina pero con sistemas rudimentarios, como ventiladores que soplan sobre una infusión para generar los olores. Necesitamos una mejor manera de hacerlo, y ésta puede ser

Hasta ahora, el olor sólo ha traído fracasos.
En Japón, los desarrollos orientados al sentido del olfato no son nuevos: desde los años 60 se probaron sistemas como AromaRama y Smell-O-Vision en algunos teatros de cine, y que empleaba los sistemas de aire acondicionado y ruidosos equipos para expeler olores de acuerdo con algunas escenas. Éstos fueron un fiasco por el ruido y porque los olores permanecían mucho tiempo y se mezclaban entre sí.

Hace unos 4 años, con los avances de la tecnología informática, la firma NTT Communications intentó resucitar este viejo sueño, con aceptables resultados en cuanto a la sincronización de las imágenes y los olores. Sin embargo, el olor en el cine no ha tenido la acogida esperada, en parte porque todavía no ha llegado a la precisión esperada en los aromas, pero sobre todo, porque no todos los olores agradan a los asistentes, y algunos de ellos, incluso agradables como los de flores o pasto, pueden causar alergias.

También surgieron productos fallidos más allá de las pantallas de cine, como el DigiScent iSmell, que prometía llevar los olores al computador, pero los resultados fueron tan pobres que hasta CNET lo clasificó como uno de los peores productos de la década pasada.

facebook
twitter