Consulte Nuestra Tienda en Línea dando CLIC AQUI


Huesos hechos en impresora 3D

Huesos hechos en impresora 3D

Un grupo de médicos Holandeses admiten haber efectuado el primer transplante de un hueso hecho en una impresora 3D, el transplante realizado fue más concretamente de una mandíbula en una mujer de 83 años. El trasplante fue efectuado en el mes de junio del 2011, pero solo hasta ahora se dio a conocer al mundo. El hueso fue fabricado con polvo de titanio en diferentes capas y una impresora láser permitió su ensamble. Este ha sido el primer paso hacia la utilización de impresoras de tres dimensiones para efectuar diferentes tipos de implantes.

Un grupo de médicos Holandeses admiten haber efectuado el primer transplante de un hueso hecho en una impresora 3D, el transplante realizado fue más concretamente de una mandíbula en una mujer de 83 años.   El trasplante fue efectuado en el mes de junio del 2011, pero solo hasta ahora se dio a conocer al mundo.

El hueso fue fabricado con polvo de titanio en diferentes capas y una impresora láser permitió su ensamble.  Este ha sido el primer paso hacia la utilización de impresoras de tres dimensiones para efectuar diferentes tipos de implantes.

La investigación para dicho transplante se hizo en el Instituto de Investigación Biomédica de la Universidad Hasselt, Bélgica, y posteriormente el implante fue llevado a cabo por LayerWise, que es una compañía especializada en componentes metálicos.

La paciente escogida para el transplante tenía una infección de huesos crónica y debido a su edad avanzada, los médicos consideraron que efectuar una cirugía reconstructiva habría representado un alto riesgo para el paciente, por lo tanto se decidió aplicar la nueva tecnología.   El implante presenta una tecnología avanzada ya que tiene partes articuladas, cavidades para permitir la adhesión de musculatura y también posee ranuras para estimular la regeneración de venas y nervios.

Una vez efectuado el diseño de la pieza, tomó tan solo unas pocas horas efectuar la impresión, durante el proceso se empleó rayo láser para derretir capas y de esta manera permitir que la pieza tuviera más resistencia.

Explica Ruben Wauthle ingeniero de LayerWise que una vez obtenido el diseño digital en 3 dimensiones, los diferentes componentes fueron separadas en diversas capas de dos dimensiones y luego las secciones transversales fueron enviadas a la impresora 3D, luego fue necesaria la utilización de un rayo láser que derritiera las finísimas capas polvo de titanio y así poder unirlas para crear una sola pieza.  Cada milímetro se pudo hacer con 33 capas, por lo tanto fueron necesarias miles de capas para hacer la mandíbula.

Una vez que el implante estuvo listo, se le puso un revestimiento biocerámico, el grupo médico luego demoró cuatro horas para poder adherirlo a la cara de la mujer, mucho menos tiempo de lo que hubiera tardado la cirugía reconstructiva.  Luego de que la paciente se recuperó de la anestesia, pudo decir unas pocas palabras pero al día siguiente ya pudo comer, comentó el doctor Jules Poukens, jefe del grupo de cirujanos.   La paciente pudo regresar a su hogar luego de cuatro días.

Sobre la mandíbula se puede decir que pesa 107 gramos, un tercio más de lo que pesaba la mandíbula natural, pero los cirujanos afirman que no debería haber ningún problema para que la mujer se acostumbre al nuevo peso.  El proceso a seguir despues del implante es practicar un nuevo procedimiento quirúrgico para extraerle los implantes temporales y de esta manera colocar un puente dental que permitirá el atornillarle dientes.  Se espera que este tipo de procedimientos sea bastante común en los años venideros.

Un implante de una copia de 3 dimensiones es más corta porque encaja exactamente en el paciente y la hospitalización es también má corta.  Se han estado haciendo otras investigaciones en otras universidades por ejemplo en la Universidad Washington State, el año anterior, se demostró que la biocerámica ayuda a estimular el crecimiento de nuevos tejidos óseos, estas será una técnica a poner en práctica en los próximos años.

Según Wauthle el objetivo último es poder  imprimir órganos listos para ser trasplantados, aunque aun existen grandes obstáculos tanto químicos como biológicos que deben ser resueltas.  En el momento se utiliza polvo de metal para efectuar la impresión pero para un tejido orgánico se necesitaría material organico como tinta, es algo que podría hacerse pero aun queda mucho por investigar.

facebook
twitter